AFD Imagotipo CL Color.jpg
 
 
DSC_6616-7.jpg

Nadia Paredes (también conocida como “Nai”)

Fundadora/FACILITAdora

Terapeuta de Arte Registrada, con Licencia de Terapeuta de Pareja y Familia y Facilitadora certificada de Intuition Painting ®. Utiliza su naturaleza empática y energía creativa para facilitar sesiones grupales e individuales de Bienestar emocional a través de la creación artística en línea y en persona. Su pasión es empoderar a la gente y ayudarlas a ser exitosas en sus vidas profesionales y personales.

 

Credenciales

Nadia se graduó de la Maestría en Terapia de Pareja y Familia con especialización en Terapia de Arte. Obtuvo su licencia como Terapeuta marital y familiar en el estado de California y con el Registro como Terapeuta de Arte por el Consejo Americano de Credenciales de Arte Terapia. También cuanta con la licenciatura en Psicología y con la certificación como facilitadora de Intuition Painting ®. Tiene 10 años de experiencia laborando en el campo de Salud Mental, donde ha dado servicios bilingües y biculturales a adolescentes embarazadas, adultos con dificultades de reproducción y personas de la tercera edad. Ha enfocado su trabajo en apoyar a individuos a lograr bienestar emocional y salud física, a tener transiciones más saludables entre sus diferentes etapas de vida y mejorar su autoconfianza y autoestima. 

 

Facilitadora de Intuition Painting ®

Desde pequeña mostré un interés profundo por el dibujo y la música. Mi mamá me mantenía ocupada por horas como niña con un lápiz y cualquier superficie sobre la que pudiera crear. Sin embargo, al ir creciendo, la sociedad me llevó a creer que no era yo una “artista”, ya que no mostraba un talento natural para la creación de representaciones visuales – en otras palabras, no pintaba las cosas como se veían en el mundo real. Es por eso que creí que debería dejar de hacer Arte y mejor me enfoqué en la música, donde recibía yo elogios constantes. Pensé por lo tanto que ahí pertenecía. La música se volvió lo que me definía. No fue hasta la universidad que re-descubrí mi amor la pintura y la expresión visual. 

Me mudé de la Ciudad México a Los Ángeles en 2010, en parte por mi amor por las artes. Antes de dejar México, pasé muchos años tratado de pertenecer en el mundo de la Psicología, pero siempre sentía yo que algo no encajaba bien – eso fue hasta que descubrí la Terapia de Arte. Fue toda una revelación! Pero lo mejor, fue que había encontrado la manera de regresar a mi amor por el Arte sin tener que ser lo que la sociedad se refería como “Artista”. El salto a la Terapia de Arte comenzó mi camino al descubrimiento de lo poderoso que es el Arte. Comencé a notar que tener una rutina de creación artística diaria durante la Maestría me estaba ayudando a superar años de síntomas físicos relacionados con el Estrés como Insomnio, Gastritis, Tos recurrente y Contracturas Musculares. Fui testigo de cómo crear era mucho más efectivo de lo que pensaba para la sanación personal cuando dejé de tomar mis dosis diarias de Omeoprazol o el consumo recurrente de Relajantes Musculares. 

Al terminar mi Maestría como Terapeuta de Arte, continué desarrollando mi conocimiento y práctica clínica trabajando temas de migración y adaptación cultural en la comunidad Latina por varios años. Sin embargo, mientras más tiempo pasaba, más claro era el mensaje que lo que yo quería era dedicarme a crear más Arte. 

En mi momento de mayor desesperación, cuando me sentía aburrida, frustrada y lo más importante, en completa desconexión con mi verdadero yo, comencé a buscar clases que me pudieran enseñar como usar el arte como un método de expresión pura. No quería clases de técnica artística clásica porque ya las había tomado a lo largo de mi vida y no me daban el acceso al mundo del arte que yo quería. Yo lo que deseaba era expresión creativa al natural, nada de estética. Me sentí preparada para convertirme en la Artista que nací para ser y no seguir cayendo presa de las ideas que la sociedad me había plantado en la cabeza. 

Me sumergí por completo en las clases de Intuition Painting ® y me enamoré del proceso, ya que combinaba las Artes Visuales con movimiento y sonido. Después de tres años como alumna, completé la certificación como facilitadora y comencé a diseñar talleres más pequeños que incluyeran arte expresivo para ayudar a la gente a incrementar su auto-conocimiento y despertar a su creativo interno.

Fue alrededor de esa época que me embaracé, pero perdí al niño. En este punto yo estaba segura que el arte me ayudaría de la misma manera que había ayudado a mis clientes a través de los años. El Intuition Painting® no sólo me ayudó a procesar el duelo de mi bebé, sino que me ayudó en la transición a la siguiente fase, cuando me embaracé por segunda vez unos meses después. Y como lo había esperado, durante un proceso más profundo, me di cuenta que podía utilizar no sólo mi experiencia personal sino que mi experiencia profesional para poder ayudar a empedrar a nuevas mamás a través de este proceso que es increíble, pero al mismo tiempo, muy cargado emocionalmente.

Ahora puedo decir que he encontrado mi verdadero camino al arte, la expresión, el bienestar personal y apoyo a otros. Es la llave a mi paz mental a pesar de las dificultades de la vida. He encontrado la herramienta que me permite conectar a mi sabiduría interna para guiarme en la dirección que debo ir mientras obtengo mis metas sin perderme a mí misma en el proceso. Pero lo más importante, es que me ha ayudado a convertirme en la Artista y Madre que quería ser: una que comparte con los demás el poder que todos tenemos dentro.